Inicio

INTERNET Y REDES SOCIALES… ¿SOLO VENTAJAS?

En los últimos años, el uso de Internet y de los dispositivos digitales (móviles, tabletas, etc.) se han convertido en herramientas imprescindibles de nuestra vida cotidiana. Surgieron como recursos para distribuir y recuperar información y ahora se utilizan como instrumentos para dialogar y compartir, para comunicarse con los amigos y amigas, para conocer gente nueva, para entretenernos... Sin embargo, aunque las nuevas tecnologías nos facilitan mucho nuestras actividades diarias y no son peligrosas en sí mismas, dependiendo del uso que se les dé, traen consigo numerosos riesgos que es necesario conocer y prevenir.

Al igual que en nuestra vida física respetamos unas normas mínimas de educación (saludar a los vecinos en la escalera o mirar a la cara mientras nos hablan), de seguridad o de privacidad (recordemos, por ejemplo, la típica frase de nuestras madres avisándonos que no aceptemos caramelos de extraños), no está sucediendo lo mismo en nuestra vida virtual; y esto está generando problemas graves, especialmente entre los y las adolescentes, muchas veces ocasionados por falta de información. Por lo que es necesario aprender y mejorar el comportamiento en la red (es decir, aprender y mejorar la ciberconducta) para prevenir los riesgos derivados del uso de Internet y las redes sociales y, en este aspecto, los centros educativos y los profesionales que trabajamos en ellos jugamos un importante papel. La escuela, como institución encargada de la socialización y la educación global de menores y jóvenes, no debería permitir que en la convivencia, tanto física como digital, se produzcan situaciones de falta de respeto, intimidación, exclusión social, abuso de poder o malos tratos.

Las y los adolescentes son usuarios expertos de Internet y de los dispositivos digitales que hacen posible la comunicación entre personas. A través de las aplicaciones de los teléfonos inteligentes o smartphones (como WhatsApp, Line o Instagram) o cualquier red social (como Tuenti, Facebook o Twitter), nuestros alumnos y alumnas de Secundaria construyen su propia identidad, fortalecen sus relaciones interpersonales, se autoafirman ante los demás miembros de la red, buscan amistades entre sus iguales y obtienen reconocimiento social según el número de seguidores. Este nuevo espacio social resulta muy atractivo para los jóvenes porque permite estar comunicado permanentemente, al tiempo que puede derivar en problemas como la nomofobia (o adicción al móvil).

 

En el marco del proyecto Centros educativos contra el ciberacoso promovido por la Delegación Territorial de Educación, Cultura y Deporte de Córdoba (y en el que están adscritos numerosos centros de Córdoba y provincia), en el IES Villarrubia estamos trabajando los riesgos derivados del uso de Internet y las redes sociales a través de un tipo de alumnado ayudante que llamamos alumnado cibermediador. Se les enseña a ser empáticos, muy discretos y a aplicar la escucha activa en los casos en los que intervienen, sabiendo guardar confidencias o a derivar los casos más graves. Aunque empezamos el curso pasado, en el 14/15 vamos a ampliar y afianzar sus intervenciones: recibir formación sobre el uso seguro de Internet, enseñarles los riesgos de la red y cómo afrontarlos y capacitarlos para que ellos mismos se encarguen de impartir sesiones de tutoría sobre el buen uso de las TIC y los posibles riesgos de Internet. No olvidaremos tampoco la intervención con familias y profesorado.